Pregón (1989)

La letra de este pregón esta tomada del pregón que se celebró el 12-8-1989 (creado por FORTUNATO CERMEÑO). Este pregón se exponía  encima del pilón y daba comienzo a la fiesta que se hacía al día siguiente. Esta fiesta consistía en una comida celebrada en las eras con la comida típica y las sillas de cada uno, después de la comida se organizaban juegos para el disfrute de la gente. Solo tenía como fín que al menos un día al año poder reunir a toda la gente del pueblo para pasar un día en armonía.

 


 

Quiero dar las gracias aquellas personas que han depositado en mi su confianza para que sea en este día portavoz y pregonero de la fiesta que ha comenzado ya.

 

Pido sepan disculpas cuantas faltas puedan observar.

 

Comienza el pregón:

 

Pregón de la fiesta campestre de Triollo 1989.

 

Vecinos y allegados, todos a esta noble e ilustre vida de Triollo, quisiera tener la pluma ágil de nuestros escritores del Siglo de Oro o la palabra fácil de los 20 de los oradores para contar los sentimientos de admiración y entusiasmo hacia el paisaje de nuestras raíces.

 

Apellidos de onda tradición: Blanco, Diez, Fernández, Hidalgo, Los Montes, Lozano, Martín, Mediavilla, Merino, Moreno, Ramos, Rodrigo, Sierra, etc, etc. Nos recuerdan aquellos hombres y mujeres, seres queridos que con su trabajo y sudor hicieron fértil esta montaña.

 

El Curavacas, vigilante ipertérrito a la nieve y al viento, norte y guía de nuestras miradas, símbolo permanente de la identidad de nuestro pueblo, roca sagrada que toca con sus extremos la tierra y el cielo, Vengador de aquellos jóvenes que osaron explorar sus faldas con imprudencia y temeridad.

 

Verdianes y la Canduela, boca de entrada que pone a los pies del forastero, que llega curioso y sobrecogido, una alfombra de lirones y margaritas.

 

La Quintana y la Cueva del río, Cideña y el Arcisal, manantiales de agua virgen y sin contaminar, agua saltarina que después de regar los Cuéranes y Nonido buscan remanso tranquilo en nuestros hogares.

 

Río Carrión, que diré de ti que no hayan dicho ya otros poetas. Siempre vivero de truchas, trofeo preciado del pescador y manjar afrodisíaco para invitados y forasteros. HOy río triste y traidor que venera con sus aguas mancilladas el progreso y la civilización. Cuantas historias podrías contarnos de tenedores y butrones, de redes y manos furtivas, cuantas carreras de pillo a pillo, entre pescador y guarda conservas en tus archivos secretos, cuantas lobadas se han hecho a cuenta tuya.

 

Cuevalebanto, Las Lampazas, Valdezarce, La Dehesa y El Peral, forman un cinturón indespugnable en el que transcurre nuestra vida llena de penas y alegrías, de esperanzas y frustraciones, proyectos y realidades, nuestro nacer y morir.

 

No quisiera cansaros recordando aquellas escenas de la vida de nuestro pueblo, que han quedado profundamente grabadas en nuestro recuerdo: la cantata de los Reyes, la ramada de los mozos el día San Pedro para galantear a la moza de sus sueños, la picatuesta con la que se celebra la matanza del cerdo que reunía a familias y amigos, la boda y tornabodas, y porque no, las peleas a pedrada limpia entre los mozos de Triollo y La Lastra. Cuantos trajes cortados entre careo y careo en los días de vecería, cuantas declaraciones y descriebos amorosos mientras los corderos sesteavan en la majada de la peña. Amigos todos de Triollo permitirme que os  repita una frase que a buen seguro sigue resonando en vuestros oídos:

 

¡Vecino a la huebra mañana por la mañana bajo la multa de 50 pesetas!

 

Mañana, todos, vecinos y no vecinos estamos invitados a la huebra, pero no para arreglar los caminos o tapar el agua en la torca de La Vega. Estamos invitados a manifestar nuestra alegría por estar juntos al menos un día al año, venciendo la separación y la distancia impuesta por nuestro trabajo y profesión. Estamos invitados a compartir la comida típica de nuestro pueblo, la morcilla hecha con la destreza y artesanía de las mujeres de esta tierra y la caldereta de cordero criado en los abundantes pastos de Campogereno y Los Ocinos.

 

Es un día de fiesta, de alegría, de bromas y cuchifletas. Un día donde el humor y la sonrisa deben hacer olvidar las penas y los problemas. Un día en el que los jóvemnes se alegren viendo rejuvenecer a los mayores, y los mayores disfruten recordando la juventud de los días en los que ellos también fueron jóvenes.

 

¡Que comience ya la fiesta!

 

¡Que redoble el tambor y la pandereta!

 

¡Que suenen los pitos y las palmas!

 

¡Que bailen las jotas  jóvenes y mayores!, porque hoy es fiesta para todos los de Triollo.

 

¡¡¡¡¡¡¡¡VIVA TRIOLLO!!!!!!!!!!

© 2007 - 2017 Triollo | Aviso Legal | Puede ponerse en contacto conmigo aquí
Free Joomla Templates